Estas son las 6 claves para que las Pymes aumenten sus ventas a través de su web

Las páginas web son hoy herramientas clave para el éxito comercial de cualquier negocio. Pero en muchos casos están poco presentes en las estrategias corporativas. El 90% de las compras se inician online, pero el 60% de las pequeñas empresas no dispone de página web propia o adecuada.

En un momento en el que las Pymes han sufrido especialmente debido a la pandemia (un informe reciente señala que, en 2020, el 52,6% vio limitadas sus ventas), apostar por los sitios web puede ser clave para su recuperación y crecimiento. Por esta razón, BeeDIGITAL, empresa líder en soluciones tecnológicas de digitalización para Pymes y Autónomos en España, ha realizado un informe sobre las principales técnicas a utilizar para convertir las visitas a la web en ventas.

“Vemos como cada vez más pequeñas empresas comprenden la importancia de estar en Internet y se animan a crear su propia web. Sin embargo, pocas de ellas lo hacen de una manera estratégica, desaprovechando el potencial de estos sites para impulsar su volumen de ingresos. Siempre adaptadas a las particularidades de cada negocio, las técnicas descritas sirven para que las Pymes mejoren la rentabilidad obtenida a partir de su sitio web”, explica Javier Castro, CEO de BeeDIGITAL.

Estas herramientas pueden ser aplicadas por negocios de todo tipo, incluso por aquellos que carecen de infraestructura e-commerce. Estas son las 6 claves para que las Pymes aumenten sus ventas a través de su web.

1. Presentar la información de manera adecuada

El contenido debe estar enfocado en los beneficios directos que el usuario obtendrá si compra o contrata el producto o servicio. Asimismo, se debe dar información detallada de los mismos y del proceso de compra, proporcionar fotos de calidad, incluir testimonios de otros clientes y llamadas a la acción simples y claras. Todo ello permite aclarar dudas, fomentar la confianza y facilitar la decisión de compra.

2. Utilizar un diseño atractivo

Además de moderno y de calidad, el diseño de la página web debe ser simple, para no distraer a los usuarios del objetivo que se quiere conseguir, y responsive, es decir, ha de adaptarse también a los dispositivos móviles para ofrecer siempre la mejor experiencia de navegación posible. También es fundamental optimizar la web para reducir su velocidad de carga, ya que, a menor velocidad, mayor tasa de conversión.

3. Uso de formularios de contacto

Sobre todo, para aquellos negocios que ofrezcan servicios que requieran un asesoramiento de compra, estas herramientas resultan muy útiles. De manera sencilla, permiten recoger los datos de los visitantes y poder conformar una base de datos de clientes potenciales. Con ella, la empresa puede emprender una estrategia de venta más personalizada, a través de acciones telefónicas o de email marketing.

4. Aprovechar la web como canal de Atención al Cliente

La habilitación de un chat optimiza la relación con los clientes, al poner a su disposición un canal directo y cómodo en el que puedan compartir sus dudas o sugerencias. Una opción más avanzada es instalar un chatbot, capaz de generar respuestas instantáneas siguiendo unos parámetros definidos previamente. También es recomendable conectar la web con otros canales de mensajería instantánea, como WhatsApp o Telegram, y con las redes sociales, ya que son vías de comunicación con las que los clientes están normalmente familiarizados.

5. Hacer uso de Google My Business

Esta es una herramienta gratuita que ayuda a las empresas a gestionar su presencia online. Google utiliza la información disponible en la plataforma My Business en un porcentaje cada vez mayor, para dar respuesta a las búsquedas de los usuarios. Por ello, es primordial que la ficha esté lo más completa posible: dirección, teléfono de contacto, horario… Esto posibilita, por ejemplo, que la ubicación del negocio se muestre en los mapas de Google.

6. Incorporar Pop-ups con avisos y llamadas a la acción

Esto debe hacerse cuidando su diseño y que no resulten demasiado intrusivas. Estas herramientas pueden servir para ofrecer a los visitantes ofertas o promociones personalizadas que les animen a completar una compra.